El presidente de la empresa eléctrica se reunió con los gerentes de la entidad y recalcó que la meta es reducir la morosidad de 27,6% a 20% en el 2023. Promociones no fueron suficientes.

l Ministerio de Hacienda también evalúa la posibilidad de poner un tope a la ejecución de recursos con ingresos tributarios, de modo a mitigar el impacto de la sobreestimación aprobada por el Congreso dentro del PGN.

Según dijo el viceministro Marco Elizeche, la idea es realizar un primer ajuste dentro del plan financiero, aunque afirmó que aún no tienen el monto definido. El decreto saldría recién a mediados de febrero, tras la emisión del reglamento.

Agregó que, si la recaudación no crece como lo esperado, una segunda opción es limitar las transferencias a las entidades vía plan de caja.

El presidente de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE), ingeniero Félix Sosa, se reunió esta semana con las áreas de Gerencia Comercial, la Dirección de Gestión Regional, la Dirección de Distribución y la Gerencia Técnica de la institución, para fijar las metas de 2023, entre ellas reducir la morosidad que actualmente suma USD 200 millones.

“Una de las metas que tenemos es la reducción de la morosidad. Antes de la pandemia teníamos 14% de morosidad. Tras la pandemia la cifra subió al 30%. El 2022 cerramos con 27%, a pesar de las varias promociones realizadas”, indicó Sosa. Añadió que lo último que buscan es cortar el suministro a los morosos, pero tendrán que empezar a hacerlo si las deudas no son saldadas.

Admitió que el índice de deudores no está bajando de acuerdo con las previsiones, y recalcó que la ANDE, “como cualquier empresa, necesita de los ingresos para seguir ejecutando obras y pagar sus compromisos”.

“Nuestra meta es seguir dando facilidades para el pago de las facturas, ofreciendo fraccionamientos de acuerdo con la capacidad de pago de cada cliente. Una de las acciones principales es la notificación con el último aviso, luego la desconexión y posteriormente el corte del suministro de la energía eléctrica”, explicó el titular de la ANDE. Insistió en que comenzarán las acciones para bajar el porcentaje de morosos y continuarán las promociones, porque “lo último que queremos hacer es el corte, pero no tenemos de otra que empezar a cortar el suministro a los clientes que no pagan sus facturas”.

Pérdidas. Por otro lado, Sosa detalló que las pérdidas eléctricas actualmente llegan al 25% y el objetivo es reducir la cifra en 1,5% al menos. “No es fácil, hay varios factores involucrados. Tenemos varias acciones, con la regularización de las conexiones directas, con dos vertientes: controlando a los grandes clientes y la puesta en regla de los sectores sociales. Vamos a realizar intervenciones de los grandes clientes y cobraremos la multa correspondiente si se encuentran irregularidades, y también llegaremos a los asentamientos a colocar los medidores, para contabilizar el consumo”, afirmó Sosa.

Añadió que ya el año pasado realizaron trabajos similares, que derivaron en 250 denuncias por sustracción de energía eléctrica ante el Ministerio Público. Además, recordó que empezaron a instalar 5.000 medidores inteligentes para mejorar el servicio e identificar con mayor precisión los sectores donde existen pérdidas. En efecto, adelantó que la ANDE está ajustando el pliego de bases y condiciones para la licitación de la adquisición de 350.000 medidores inteligentes más, que requerirá una inversión de entre USD 70 y 80 millones, y ayudará a mejorar el control del 80% de los clientes.

27,6% es el índice de morosidad actual de los clientes residenciales de la ANDE, según datos de la entidad.

250 denuncias por sustracción de energía eléctrica presentó la ANDE en el 2022, comunicó Félix Sosa.

#ultimahora