Un elevado nivel de morosidad tiene los clientes de la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) en el Alto Paraná, llevando la delantera los habitantes de Ciudad del Este, tanto en el sector domiciliario, comercial como industrial. El ente tiene una meta de reducir esos números y por ello ya comenzaron con desconexiones de los usuarios que están con los pagos atrasados.

Juan Rozzano, jefe de la división regional zona Este de la ANDE, explicó que con la pandemia muchos comercios dejaron de pagar por el servicio de energía eléctrica, pese a las facilidades que se pusieron desde el Gobierno para este sector, además de las exoneraciones de pago de acuerdo al nivel de consumo de energía eléctrica que se beneficiaron algunos usuarios el año pasado.

“A nivel nacional la morosidad es de vieja data, en la zona tenemos casos que son desde el 2017, la meta a nivel país es reducir esto del 27% al 20%, por eso vamos estar trabajando todo el año con todas las unidades de la institución con trabajo de campo, mantenimiento de líneas, cambios de cables, transformadores y la visita a los usuarios para el plan de cortes”, explicó el funcionario.

Desde la presidencia de la ANDE, destacaron la importancia de establecer una metodología de trabajo enfocada a cada sector de acuerdo a sus características propias, y la definición de mecanismos de control periódicos, además de la aplicación de tecnologías que optimicen los recursos disponibles para gestionar en forma efectiva la reducción de la morosidad de la institución y combatir las pérdidas eléctricas.

ASENTAMIENTOS

Uno de los puntos donde se tiene el uso irregular de energía eléctrica son los asentamientos que lo tienen “directo”, generando sobrecargas en las líneas, dejándolas fuera de servicio a los clientes que tienen medidores en sus casas y pagan mensualmente por el servicio. A ese sector, se les pide que se acerque a regularizar su situación con la ANDE, para evitar contratiempos durante los procedimientos que están programados.

“La gente sabe y reclama porque vamos y desconectamos de un usuario moroso con medidor y nos dicen que tal o cual vecino tiene directo y no son intervenidos. Advertimos que seguiremos con los cortes de energía y también vamos a revisar los casos de conexiones clandestinas”, añadió el jefe de la división Este de la ANDE.

En cuanto a las denuncias por robo de energía a las mineradoras que procesan las criptomonedas, Rozzano indicó que existe toda una unidad especial creada en el ente para atender el caso, no solo en el Alto Paraná, sino a nivel país, con tecnología a distancia, para instalar los medidores para conocer el consumo, mediante controles realizados con equipos de alta gama.

El plan de reducción de pérdidas para este 2023, tiene como objetivo principal intensificar el combate a las pérdidas eléctricas a través de la intervención de suministros irregulares y la captación de clientes con la colocación de medidores a fin de reducir conexiones directas, en todas las regiones del país.

#LACLAVE