Rusia dio el visto bueno para que Argentina produzca el segundo componente de la Sputnik V, mientras el coronavirus rebrota en China y vuelve 14 meses después a su cuna, Wuhan.

El Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR), que comercializa la vacuna anti-Covid Sputnik V en el exterior, anunció el martes el inicio de la producción del segundo componente del fármaco en la empresa farmacéutica argentina Laboratorios Richmond SACIF.

“El exitoso comienzo de la producción del segundo componente de la vacuna Sputnik V es un ejemplo importante de cooperación tecnológica entre Rusia y Argentina, declaró el fondo soberano ruso.

El director ejecutivo del FIDR, Kirill Dmitriev, aseguró que gracias a este paso “la población de Argentina tendrá acceso a la vacuna Sputnik V producida en el país, lo cual acelerará el ritmo de vacunación”.

ENVÍO A OTROS PAÍSES. Además, constató que esto permitirá el envío de la vacuna a otros países de la región.

Laboratorios Richmond podrá producir más de 3 millones de dosis del segundo componente en agosto.

Argentina fue el primer Estado de América Latina en aprobar el uso de Sputnik V y el primer país de la región en comenzar su producción.

La vacunación con el fármaco ruso comenzó en Argentina el 29 de diciembre de 2020 y la producción local de la vacuna comenzó en abril de 2021. Sputnik V ha sido registrada en 69 países, con una población total de más de 3.700 millones de personas y es calificada por el FIDR como una de las más seguras y eficaces contra el coronavirus.

Esta vacuna fue creada sobre la base de una plataforma probada de vectores adenovirales humanos y utiliza dos vectores diferentes durante el proceso de vacunación, lo que proporciona una inmunidad más duradera que los fármacos que utilizan el mismo mecanismo en ambas inoculaciones.

VIRUS VUELVE A SU CUNA. Wuhan, la ciudad china donde surgió en diciembre de 2019 la pandemia de coronavirus, registra un nuevo brote de casos de Covid-19, por lo cual las autoridades decidieron testear a todos los habitantes.

Hacía más de un año que el Covid-19 había desaparecido de las calles de Wuhan, una ciudad de 11 millones de habitantes. Pero ahora la cepa delta se está extendiendo por decenas de ciudades en todo el país tras infectar a trabajadores de limpieza de aviones en el aeropuerto de Nanjing (este). Los últimos casos registrados en la ciudad remontaban a mayo de 2020.

Este resurgimiento de la epidemia supone un duro golpe para Wuhan, que fue la primera ciudad del mundo sometida a cuarentena por el Covid-19, a partir del 23 de enero de 2020 y durante 76 días.

Tras haber derrotado al virus, sus habitantes se enorgullecían de vivir en “la ciudad más segura del mundo”, en comparación con los efectos de la pandemia, que causó la muerte de más de 4 millones de personas en el planeta.

La ciudad está “lanzando rápidamente pruebas PCR a todos sus residentes”, dijo a periodistas Li Tao, un alto cargo local. Los contagios fueron detectados en siete trabajadores migrantes.

Wuhan fue la primera ciudad del mundo que fue puesta en cuarentena, el 23 de enero de 2020,


Hay más muertos que los reportados
Un estudio israelo-alemán muestra, a partir de la comparativa del exceso de mortalidad en 103 países, que al menos un millón más de personas de las 4,5 millones registradas oficialmente han muerto en el mundo desde el inicio de la pandemia de coronavirus. La base de datos creada para la investigación (World Mortality Database) refleja que gran parte de esos países no informaron, deliberadamente o por falta de capacidad, del dato real de muertes a consecuencia de la pandemia por el Covid-19.