El proyecto que fue aprobado en la Cámara de Diputados establece que el Paraguay adopte oficialmente el horario del verano. Si el Senado rechaza nuevamente la propuesta, el 28 de marzo próximo los relojes deberán atrasarse 60 minutos.

Uno de los argumentos esgrimidos por uno de los proyectistas, el diputado Sebastián García, es que mantener el horario de verano permitirá tener una hora extra de luz solar al final de la jornada, lo cual brindará mayor seguridad a la ciudadanía en las calles.

En su fundamentación, el proyecto en cuestión sostiene que el horario de invierno es el que menos favorece a la sociedad debido a que el atardecer ocurre alrededor de las 17.00 y se torna completamente oscuro a partir de las 17.30 a partir de los últimos días del mes de mayo y hasta comienzos de agosto.

Lea más: Rechazan horario de verano

En ese sentido, el documento afirma que los estudiantes de colegios públicos y privados, universitarios y trabajadores no se retiran de sus lugares de formación y trabajo en ese horario.

Asimismo, el proyecto también se basa en un informe de la Administración Nacional de Electricidad del 17 de mayo de 2019 que recomienda mantener el horario de verano (UTC -3) durante los 12 meses del año o seguir aplicando el cambio de huso horario de verano (UTC -3) desde el primer domingo de setiembre hasta mediados de abril.

En noviembre pasado, la Cámara de Senadores rechazó el proyecto por una amplia mayoría. Argumentando por el rechazo, la senadora Blanca Ovelar cuestionó la supuesta ausencia de un dictamen del Ministerio de Educación y aseguró que el análisis de los diputados fue “incompleto” y “citadino”.

Nota relacionada: Horario de verano ya tiene media sanción para ser horario oficial

Ovelar advirtió que el proyecto de ley implica cambios tanto en la educación como en el descanso de los estudiantes y de la mujer obrera y campesina.

Ahora, el documento pasa nuevamente a la Cámara de Senadores. De ratificarse en su negativa, el proyecto quedará archivado.